La dificultad de fotografiar animales

Quizás para La Caixeta fotografía fotografiar animales no sea tan complicado, pero en realidad esta es una de las tareas más complejas que existen en este sector.

La fotografía de animales, ya sean domésticos, callejeros, salvajes, en cautiverio o libres, es una faena en extremo difícil, ya que lo ideal es tomarlos en su estado natural. Realizando aquellas acciones que normalmente hace, es más fácil hacerles las imágenes. Es por ello que lo ideal es que apenas nos perciban, de esa forma no intervendremos en su vida diaria y será más legítima la fotografía que tomemos.

En este tipo de casos se recomienda ser discreto, no asustarlos, insertarse en su ambiente natural, o entorno, pero sin dañar o alterar su vida, emplear lentes de gran alcance para evitar la cercanía, camuflarnos, no hacer bulla o ruidos excesivos, y sobre todo tener mucha paciencia.

De esta forma nuestras fotografías serán fieles a los animales, y podrán explicar cómo es su desarrollo.

Siempre es más fácil cuando el animal que queremos registrar es uno de tipo doméstico, pues estos muchas veces hasta posan para las fotos, porque ya están adaptados a que en el hogar se les tomen retratos con sus dueños y hasta con sus juguetes.

Nos obstante, la fotografía animal, con todos esos requisitos sigue siendo apasionante y un reto para los profesionales de todo el mundo.